Salud Visual
     
Imagen
 
Enlaces | Productos | Salud Visual
 
Salud Visual
   
 
DEFECTOS REFRACTIVOS
Los defectos de refracción o ametropías son todas aquellas situaciones en las que, por mal funcionamiento óptico, el ojo no es capaz de proporcionar una buena imagen. Existen muchas otras circunstancias en las que la imagen a nivel de la retina es defectuosa, pero que no dependen directamente de un mal funcionamiento óptico.
Por ejemplo, un individuo miope que corrige su visión defectuosa con con lentes, es un caso típico de trastorno de refracción o ametropía. Pero si un segundo sujeto tiene un desprendimiento de retina que determina que su visión esté seriamente alterada, esta situación no es susceptible de ser corregida con lentes y, por lo tanto, no corresponde a una ametropía. Si el individuo es operado con éxito la visión se restituye parcial o totalmente sin necesidad de recurrir a dispositivos ópticos, por lo que el desprendimiento de retina no corresponde en ningún momento a una ametropía. Las dos situaciones anteriores tienen una característica común: la visión defectuosa. La miopía, por ser una ametropía, se corrige con lentes, el ojo con desprendimiento de retina sólo puede mejorar mediante una intervención quirúrgica. Por tanto, el desprendimiento de retina no es una ametropía. Lo mismo se puede decir de cualquier trastorno de la agudeza visual que no tenga como origen un defecto en el sistema óptico del ojo.
Alguno de los defectos de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia) aparecerán tarde o temprano a lo largo de la vida, por lo que es importante saber cómo se corrigen y cuáles son las indicaciones específicas en cada caso particular. En cualquier caso, son los oftalmólogos y los optometristas los profesionales que poseen los conocimientos y las técnicas para darnos una solución a los problemas refractivos de visión, y son ellos quien deben aconsejarnos sobre la forma más adecuada de solucionarlos.
Imagen
ENFERMEDADES OCULARES
El ojo está compuesto por múltiples capas y un gran número de células especializadas, dada esta variedad y complejidad son muchos los elementos que pueden enfermarse o resultar lesionados durante un traumatismo de allí que la consulta al especialista en caso de enfermedad ocular sea indispensable para evitar complicaciones y pérdida del potencial visual.
Por ser un órgano expuesto al medio ambiente, el ojo puede sufrir golpes, heridas, infecciones, daños por radiación así como un sin número de problemas médicos derivados de su propia estructura entre los cuales se encuentran incluso enfermedades como el cáncer (retinoblastoma, melanoma) que no sólo comprometen la visión del paciente sino su vida.

El ojo rojo y la picazón así como la disminución de la agudeza visual (visión borrosa, menor capacidad de visión) son los síntomas comunes a casi cualquier condición patológica del ojo de manera que ante su presencia debe consultarse al especialista de inmediato.

En la medida que el paciente esté más consciente de lo delicado que puede ser el ojo y los distintos factores que pueden afectarlo, más rápido identificará cualquier problema que se desarrolle lo cual le permitirá buscar ayuda temprano evitando así complicaciones.
 
Escríbeme
Para más información